Riego por pulsos en siembra directa

Con mas de 20 años trabajando en el campo argentino.

Riego por pulsos en siembra directa

El riego por pulsos demuestra compatibilidad con la siembra  directa

Es bien conocida la ventaja que tiene el riego por pulsos en lograr eficiencias de aplicación del 80%, al margen de bajar entre un 30 a un 50 % los costos operativos en energía y mano de obra, comparándolos con los sistemas presurizados. Lo que es poco conocido hasta ahora, es la compatibilidad que tiene este sistema con la siembra directa. Existen en la actualidad varios establecimientos con esta práctica.

El secreto es contar con la topografía y textura de suelo adecuada, y si el campo ya tiene directa, roturar por única vez el suelo para retocar los micro relieves. A partir de este momento, es conveniente primero hacer los surcos con cinceles o surcadores distanciados a 1,05 m. Si el implemento por ejemplo tuviera 5 cuerpos, repetir un surcado en cada pasada, a los fines de mantener siempre la distancia de 1,05 m entre surcos.

Cabe destacar que en esta platabanda o meseta caben 2 ó 3 hileras de soja, 5 a 7 hilera de trigo y 2 hileras de maíz a 52,5 cm (o 1 hilera de algodón). En cualquier cultivo, la sembradora se tiene que acondicionar, a los fines de que al menos una rueda pise sobre el surco para mantener el espaciamiento entre las hilera de plantas. De esta manera año a año se siembran en rotación los cultivos mencionados, manteniendo siempre los surcos pero dejando intacto el camellón o platabanda, el cual queda estrictamente con labranza cero.

Después de cada cosecha, se siembra el cultivo siguiente y se espera que crezca mínimamente. Cuando le hace falta regar, recién en este momento se utilizan unos rastrillos limpia surcos, que se pueden fabricar de 3, 5 ó más cuerpos. O sea que este implemento se pasa 2 veces al año, después de la cosecha del cultivo anterior y antes del primer riego del ciclo. Cuando los surcos estén asentados, se puede implementar el fertirriego sin necesidad de entrar al lote, donde la aplicación de fertilizantes a través del riego se automatiza desde la cabecera.

La combinación de las ventajas de la técnica del riego por pulsos, conjuntamente con todos los beneficios de la siembra directa, promete aumentar sin duda, la rentabilidad de pequeños y medianos productores de cultivos extensivos (entre 50 a 1000 Ha).

Gentileza Ing. Roque